29/1/10

Orgasmos simultáneos

Este es el quinto post de unas conversaciones que hemos llamado Puente Aéreo (conversaciones 2.0 sobre sexualidad que Ana Aldea y yo misma plasmamos semanalmente en nuestros blogs: la frescura, vitalidad y juventud de Ana al preguntar, y mi 'seny' y experiencia al contestar, seguro que os aportaran detalles interesantes para reflexionar y comentar).
Ana. Antes de empezar con el tema ¿Existe?
Carme. Existir, existe o puede existir, ¡vaya! Imposible no es, pero tampoco es todo lo habitual que nos hacen creer la películas (¡¡¡qué daño han hecho y hacen muchas películas a nuestra educación sexual!!!). Hay parejas que consiguen esa compenetración la primera vez que tienen relaciones sexuales, otras lo consiguen con la confianza y la práctica, y también las hay que no lo consiguen nunca.

Ana. ¿Y para que sirve?
Carme. Las parejas que experimentan un orgasmo simultáneo comentan que es una sensación mucho más intensa de compenetración, pero como muchos otros aspectos tan subjetivos, depende de cada persona y pareja... Pero lo que está claro es que no es imprescindible para sentirse satisfecho o satisfecha sexualmente.

Ana. Pregunta díficil ¿son los orgasmos compartidos el resultado de fingir los orgasmos?
Carme. Lo que sí es cierto es que la presión por obtener orgasmos a la vez, puede provocar que muchas mujeres acaben fingiendo por no parecer "lentas" o "raras". También hay parejas que se obsesionan con lo de llegar a la vez y acaban sienténdose insastifechas, ya se dice aquello de "lo bueno es enemigo de lo mejor"

Ana. ¿Puedes buscar (y encontrar) un orgasmo compartido?
Carme. Sí, se puede buscar y se puede encontrar, pero disfrutando del proceso, como un juego, sin obcecarse en que lo importante es el final y a la vez.

Ana ¿el tener orgasmos compartidos es indicativo de que conoces mas a tu pareja? ¿es algo que realmente necesario?
Carme. Pues no lo creo... como comentaba antes hay parejas que llegan a la vez al orgasmo sin apenas conocerse y en cambio otras que disfrutan desde hace tiempo de una buena sexualidad no lo han conseguido nunca. La compenetración sexual se mide por la capacidad de dar y recibir placer de la pareja, sin importar tanto el momento concreto ni la simultaneidad.